Liga Gallega Ronda 9

En esta ronda hemos conseguido otra importante victoria, aunque con un marcador un poco afortunado. Mi partida no tuvo mucha historia, ya que mi rival se equivoca en la apertura y queda perdido. Sin embargo hay un momento de la partida que me parece interesante compartir, aunque ya sea una posición ganadora, porque hay muchas posibles jugadas y hay que calcular varios finales. Así que a pesar de que varias jugadas ganan aquí, os pongo la posición por si queréis calcular y encontrar la jugada que es mucho mejor que las demás (yo afortunadamente la encontré). Como referencia, en partida consumí 25 minutos en esta posición:

r1b1kb2/1p2qp1p/p5r1/4Q3/2B5/2N5/PP3PPP/R4RK1 w q - 0 18

r1b1kb2/1p2qp1p/p5r1/4Q3/2B5/2N5/PP3PPP/R4RK1 w q – 0 18

A falta de 2 rondas y ya salvados matemáticamente, sólo podemos mirar hacia arriba, especialmente después de este resultado, aunque no va a ser nada fácil porque nuestros principales rivales tampoco aflojan.

¿Qué fue mal?

  • La mala postura adoptada me conllevó una contractura en el cuello varios días 😦
  • Mi rival se equivocó en las primeras jugadas, con lo que la partida no fue muy pareja.

¿Qué fue bien?

  • La preparación de apertura, aunque salió mejor de lo que debería.
  • No cedí ventaja en ningún momento, calculé bien y encontré las mejores jugadas.
  • La jugada que encontré en la posición de arriba, de la cual estoy orgulloso, especialmente por haber calculado bien todas las variantes.
  • Estoy entrenando táctica a diario y me encuentro más rodado que al comienzo de la liga.

¿Qué voy a cambiar?

  • Mis hábitos posturales durante la partida; aunque haya tenido un problema puntual, creo que no los vigilo adecuadamente.

Liga Gallega Ronda 8

Las crónicas que he leído hablan de “pinchazo”, pero yo creo que nuestra derrota de esta ronda entra dentro de lo normal, especialmente enfrentándonos a un equipo tan joven y en forma. La nota positiva de la jornada para nosotros ha sido la garantía matemática de permanencia a falta de 3 rondas.

En lo particular, mi partida ha sido casi desde el principio lo que por ahí llaman “one-way traffic”, es decir, mi rival sacó ventaja desde el principio y no la soltó. La única excepción han sido un par de imprecisiones, a mi entender, en la apertura, tras las que pude quedar bien. Pero las mismas me hicieron pensar que podía sacar alguna ventaja y forcé acontecimientos antes de tiempo, haciendo un cambio de piezas dudoso que no supe continuar con el mejor plan. Después de eso quedé muy mal y mi rival apretó. Conseguí alargar la partida, que se convirtió en un festival de ganancia de material para mi rival, que se impuso con técnica correcta. En fin, fui más competitivo de lo que la posición se merecía, pero en eso consiste cuando juegas por equipos.

Me gustaría señalar que mi rival está haciendo grandes progresos últimamente, en lo que se refiere a resultados, y que me alegro mucho por él. Me cae muy bien y con su humildad sé que llegará muy lejos.

Veamos ahora la posición donde cometo el error principal. Aquí ya estaba mal, pero podía haber ofrecido mucha más resistencia si no me equivocase en el cálculo:

2k1r2r/ppqbnp1p/4P1p1/2p3B1/P3P3/1BP5/2P1Q1PP/R4R1K b - - 0 17

Las blancas acaban de tomar en e6 y amenazan penetrar con su torre en f7, con mucha presión. Las negras fundamentalmente disponen de 2 respuestas: tomar de peón o de alfil. Obviamente lo intuitivo es tomar de alfil, con lo que se defiende momentáneamente f7, se invita al cambio de alfiles, se mantiene la columna ‘e’ abierta para la torre si no se cambian, se defiende el caballo de e7 con la dama, etc. Pero tomar de peón puede ser una opción aguda para evitar cambiar piezas, sólo si el cálculo concreto de la defensa demuestra que es posible, claro.

Yo me equivoqué en esta jugada porque calculé mal (hay un recurso defensivo en una de las dos líneas y asumí que lo había en ambas). A vosotros, si queréis, os queda como ejercicio calcular mejor que yo 😉

¿Qué fue mal?

  • Mi inconsistencia con el plan cuando juego Axc3: quiero entrar en un final pero evito el cambio de damas.
  • La elección (que no preparación) de apertura puede que no haya sido la más adecuada para mi estilo, aunque no estoy seguro.
  • Me comí una ruptura temática justo en el peor momento.
  • Estando ya mal, confundí una línea donde disponía de un recurso defensivo con otra (la que jugamos) donde no; ese fue el error definitivo.
  • El resultado, claro.

¿Qué fue bien?

  • La preparación de apertura fue correcta; cuando mi rival hizo imprecisiones me di cuenta al momento.
  • A diferencia de mi otra derrota de esta temporada, ésta vez estoy satisfecho con el trabajo realizado y la resistencia ofrecida.
  • Ya matemáticamente, seguimos en primera 🙂

¿Qué voy a cambiar?

  • Trabajar mi humildad (aún no sé cómo); creo que me faltó humildad para reconocer, antes de jugarlo, que no encontré la forma de concretar el plan que tracé.
  • Reflexionar sobre mi elección de aperturas (todavía no estoy seguro de este punto, así que voy a reflexionar antes de tomar ninguna otra acción).
  • Seguir entrenando táctica (sí, esta vez he dicho “seguir”, jeje); a corto plazo, no se me ocurre nada mejor contra “comerme jugadas” o fallos de cálculo.

Liga Gallega Ronda 7

Al igual que en la ronda 3, hemos disfrutado de una inesperada abultada victoria en esta ronda; inesperada por lo de abultada, no por lo de victoria 🙂

El caso es que mi partida no tuvo mucha historia y no he sido capaz de sacar de ella ninguna posición interesante que compartir, así que paso directamente a la también breve retrospectiva.

¿Qué fue mal?

  • Mi rival no estuvo para nada metido en la partida y ésta fue mucho más breve de lo esperado, con lo que no pude disfrutar de una partida de ajedrez completa.
  • Por una vez la preparación de apertura no me sirvió de mucho (hay que decir que los rivales nos sorprendieron con la alineación y no había preparado contra mi oponente).
  • Sigo sin entrenar táctica a diario 😦

¿Qué fue bien?

  • El resultado.

¿Qué voy a cambiar?

  • Entrenar táctica (van dos retros seguidas, así que esta vez sí que sí o dejo de intentarlo).

Liga Gallega Ronda 6

En esta ronda hemos tenido la fortuna de cosechar una importante victoria, a pesar de que se nos complicaron algunas partidas. En concreto, mi partida fue bastante complicada y hay un momento (uno sólo, es verdad) en el que el engine dice que estoy perdido. Fue la típica partida loca de enroques opuestos, donde quien más afina en su ataque gana. Tras un par de imprecisiones por mi parte, mi rival comienza un ataque que debe ser ganador, pero no encuentra el remate. He aquí la posición donde pude haber quedado muy mal:

1bkrr3/1p1q1p2/2p1bn1p/1N4p1/8/P2PBB2/2Q2PP1/RR4K1 w - - 1 24

1bkrr3/1p1q1p2/2p1bn1p/1N4p1/8/P2PBB2/2Q2PP1/RR4K1 w – – 1 24

Las blancas disponen de una jugada, y sólo una, que les lleva a la victoria. A ver si la encontráis 🙂 Lógicamente no es la jugada en sí, sino la continuación, lo que es difícil de encontrar.

Más adelante hubo otro momento interesante, desde mi punto de vista, donde tengo a elegir entre 2 opciones. Una parece que pone una red de mate imparable y la única duda es si mi rival tiene jaques suficientes para defender de alguna forma (que en mis cálculos parecía que no). La otra es una línea forzada que con el mejor juego de mi rival me dejaría en un final con pieza y dos peones de ventaja.

La primera opción parecía “la buena” pero requería un poco de cálculo; el engine dice que efectivamente ganaba y era mate en 13. Pero me decanté por la otra porque ahí estaba seguro de haber calculado todo (era una línea forzada) y en ese sentido me pareció lo más seguro. Una decisión práctica de la que todavía no estoy seguro, porque en cierto modo fui un poco “vago” al no querer calcular la primera opción a fondo. Supongo que el hecho de jugar por equipos tiene algo que ver con mi decisión.

En fin, vamos a la retro.

¿Qué fue mal?

  • Tras decidir enroques opuestos elegí un plan de ataque demasiado lento.
  • No defendí bien en el momento más crítico; tuve suerte de que mi rival no encontrase el mejor ataque.
  • Esa “vagancia” al final donde elegí el camino fácil en vez de el mejor.
  • He dejado de entrenar táctica a diario.

¿Qué fue bien?

  • La partida fue muy divertida.
  • Estuve muy centrado.
  • La preparación de apertura fue bien, aunque improvisé un poco.

¿Qué voy a cambiar?

  • Volver a entrenar táctica a diario.

Liga Gallega Ronda 5

Tras una semana de parón por el Entroido, vuelve mañana la liga gallega. Me faltó hacer mi habitual resumen de mi partida en la ronda 5.

Hay que decir que no fue mi mejor día y me costó mucho centrarme en la partida, por motivos ajenos al ajedrez. A pesar de ello, conseguí unas tablas contra un rival bastante duro.

Como ejercicio, la posición clave en la que consigo forzar las tablas. Juegan blancas y hacen tablas:

6k1/2r4p/4p1p1/pBq1Pp2/P2pnP2/2P4Q/1PK1R3/8 w - - 0 31

6k1/2r4p/4p1p1/pBq1Pp2/P2pnP2/2P4Q/1PK1R3/8 w – – 0 31

 

Mi pequeña retro:

¿Qué fue mal?

  • Temas personales me impidieron centrarme mucho
  • Jugué la apertura en automático, hasta que me dejé un truco (peón limpio)

¿Qué fue bien?

  • El resultado
  • Jugué con seriedad
  • Tardé en salirme de mi teoría, lo que me permitió ir entrando en la partida poco a poco sin demasiado riesgo
  • Tras la cagada en la apertura reaccioné bien; y tomé una decisión difícil sin esfuerzo (entregar inmediatamente un segundo peón para tener contrajuego)
  • Cuando calculé, calculé bien

¿Qué voy a cambiar?

  • Nada en particular

Liga Gallega Ronda 4

Esta vez he cosechado mis primeras tablas de la temporada en una divertida partida que pudo haber caído de cualquier lado. Tras una apertura muy abierta y varias horas de cálculos, llegamos a un final donde el cansancio pasó factura y ambos cometimos errores.

Voy a mostrar un momento interesante del final, a modo de ejercicio. Es el típico final donde ambos jugadores están convencidos de que son tablas y juegan hasta que son tablas; luego metes el final en un módulo y te dice que en un momento del final, y sólo en uno, uno de los bandos se equivocó y el otro ganaba. Extrayendo justo esa posición y planteando el ejercicio, es por supuesto mucho más fácil de ver que en el tablero, así que espero que nos excuséis tanto a mi rival como a mí. He aquí ese momento:

8/8/6K1/2p2p2/1kP5/6Np/8/8 b - - 0 57

8/8/6K1/2p2p2/1kP5/6Np/8/8 b – – 0 57

Juegan negras y ganan.

Mi pequeña retro:

¿Qué fue mal?

  • Obviamente perder un tiempo en el final que concedió las tablas al rival.
  • Causa de lo anterior, en mi opinión: jugué el final por intuición y sin hacer cálculos concretos, pero no tenía apuro de reloj sino cansancio.
  • Quizás podía haber sacado algo más de la apertura; jugamos una línea secundaria pero como no la tenía suficientemente preparada traspuse a una principal.
  • Me cansé excesivamente.

¿Qué fue bien?

  • La preparación de apertura fue muy bien. Jugué muchas teóricas, sabía los planes y saqué como media hora de ventaja de reloj en la apertura.
  • Mis cálculos siguen siendo bastante precisos en posiciones muy abiertas.
  • La elección de apertura encaja muy bien con mi estilo, aunque en este caso también con el de mi rival.
  • Estoy entrenando táctica a diario.
  • Estoy estudiando aperturas a diario.

¿Qué voy a cambiar?

  • Especialmente en posiciones abiertas voy a priorizar el paso a finales en mis cálculos en vez de complicar constantemente y fatigarme
  • Voy a idear algo (aún no sé lo qué) para obligarme a calcular cuando estoy cansado
  • Voy a estudiar bien las variantes secundarias de esta apertura 🙂
  • Al menos para la próxima ronda (rival más duro), voy a subir el nivel de los ejercicios con los que entreno táctica

Pérdida de subjetividad

Muchas veces perdemos la objetividad jugando al ajedrez. Es fácil pensar que nuestra posición es mejor de lo que es o que nuestro rival, por ser quien es en algunos casos, tiene que estar jugando peor que nosotros. Otras veces perdemos la objetividad dando más valor a unas variantes que otras en función de nuestros propios gustos personales ignorando el cálculo concreto.

Sin embargo, también corremos el riesgo de perder la subjetividad. Es decir, de olvidarnos de que al final la partida es una lucha entre dos seres humanos que tienen sentimientos, gustos personales, fatiga, etc. Por ello hay decisiones de esas que llamamos “prácticas”, que igual no son correctas en términos de “perfección ajedrecística” pero sí en función de los estilos de los jugadores y de la situación de partida.

Por ejemplo, en una reciente partida observé una (de tantas) pérdida de subjetividad por mi parte, que afortunadamente no tuvo consecuencias. La situación era que mi rival y yo estábamos cargando reloj en una complicada posición con damas y todas las torres, y un par de columnas abiertas. Cuando están todas las torres hay muchas cosas que calcular, al tener que tener en cuenta doblajes en filas y columnas (más aún habiendo damas para apoyar o triplicar). En un momento decido entrar en un cambio de un par de peones y un par de torres. La decisión no fue práctica, sino que simplemente me pareció la mejor opción según mis cálculos (que me consumieron, por supuesto, varios minutos). Lo cierto es que con una columna abierta más y con “sólo” torre y dama por bando se simplificaron increíblemente los cálculos. Me vi sorprendido de encontrarme de repente tan cómodo en ese final tras un medio juego tan complicado. Y no me refiero a cómodo de posición (seguía más o menos igualada), sino a poder calcular con facilidad y profundidad todas las variantes importantes. Jugué el final con precisión casi al toque.

Sólo terminada la partida me di cuenta de lo (involuntariamente) práctica que había sido mi decisión y de lo poco que me paro a considerar estas cuestiones en partida. Si, en mi pérdida de subjetividad, hubiese decidido mantener toda la complejidad en el tablero (como me sucede a menudo), habríamos llegado a jugar ambos con el incremento y a convertir el final en una lotería. En cambio, me costó tomar la decisión porque para ello invertí tiempo en calcular otras alternativas y valorar esa como la mejor, porque sólo estaba considerando factores “puramente ajedrecísticos” sin ser consciente de lo mucho que me iba a ayudar el cambio dada la situación de reloj.

¿A vosotros también os pasa que a veces perdéis la subjetividad?